/clinical/,/clinical/pted/,/clinical/pted/hffy/,/clinical/pted/hffy/spanish/,

/clinical/pted/hffy/spanish/6438.hffy

201409248

page

100

UWHC,UWMF,

Clinical Hub,Patient Education,Health and Nutrition Facts For You,Spanish

Sleep Problems in Children - Spanish Version (6438)

Sleep Problems in Children - Spanish Version (6438) - Clinical Hub, Patient Education, Health and Nutrition Facts For You, Spanish

6438











Problemas para dormir en niños


Es posible que un niño duerma de forma saludable cuando duerme sólo, cuando comparte un
cuarto con otro hermano o con los padres, o cuando duerme con otra persona en la misma cama.
Cualquiera de estas opciones para dormir puede funcionar. Si está teniendo problemas para
dormir, es posible que vea estos signos.

• Pasa demasiado tiempo “ayudando” a que su hijo se duerma.
• Su hijo se despierta una y otra vez a lo largo de la noche.
• El comportamiento y estado de ánimo de su hijo se ve afectado por el sueño inadecuado.
• Los padres pierden el sueño como resultado de los patrones nocturnos del niño.
• El sueño inadecuado está afectando negativamente a la relación entre los padres y el hijo.

¿Qué puedo hacer para solucionar el problema?

• Asegúrese de que existe una rutina constante para ir a dormir que incluya opciones que
puedan calmar y confortar a su hijo. El saber que la rutina para irse a dormir tiene un
límite de tiempo ayudará a que usted y su hijo respeten la rutina. El ceder ante
solicitudes adicionales para beber más jugo o leer un cuento más le enseñará a su hijo que
se puede posponer la hora de ir a dormir. Esto producirá probablemente un aumento de
las exigencias, la ansiedad y la tensión.
• Evite dejar que el niño se duerma mientras toma el biberón, amamanta, mientras lo tiene
en brazos o le mece.
• No permita que su hijo esté expuesto a programas o juegos de televisión o computadora
que contengan cosas que produzcan demasiado miedo.
• Evite la cafeina.
• Cree un ambiente relajante a la hora de ir a dormir que incluya el pasar tiempo con el
padre/la madre. No reemplace ese tiempo con la televisión o los videos a la hora de
dormir.








Problema Solución

Trastorno de asociación con el
comienzo del sueño. Su hijo
conecta muy estrechamente el
dormirse con otra cosa (ser
amamantado, mecido o cargado en
brazos mientras se duerme, dar
paseos en automóvil, etc.). Cuando
la acción, persona, u objeto no está
presente, el niño no puede dormir y
puede despertarse por la noche para
recibir ayuda para dormirse.




Enseñe a su hijo a dormirse en formas que no requieran una
respuesta de usted.

Para los niños de seis meses a tres años de edad
Coloque a su hijo adormecido en la cama después de una
rutina tranquila para dormir o tomar la siesta. Dele las
buenas noches y márchese del cuarto, asegurándose de dejar
que entre un poco de luz. Regrese al cuarto únicamente
ajustándose al siguiente horario. No permanezca allí durante
más de dos minutos. Puede modificar el horario con más o
menos tiempo cada vez dependiendo de cómo esté el niño.

Períodos
de espera
1º 2
do
3
o
4
o
+
Noche nº 1 2 min 5 min 10
min
15
min
Noche nº 2 5 min 10
min
15
min
20
min
Noche nº 3 10
min
15
min
20
min
25
min
Noche nº 4 15
min
20
min
25
min
30
min

Para niños mayores (más de tres años de edad)
Cuando crea que es hora de que su hijo aprenda a dormirse
por sí solo, explíquele que usted se sentará en una silla junto
a la cama (en vez de sentarse encima de la cama o meterse en
la cama) hasta que se duerma. Después de unas noches, aleje
la silla de la cama y acérquela a la puerta, hasta que esté
fuera del cuarto. Deje la puerta abierta si el niño no se
levanta pero ciérrela si lo hace. Es posible que el nuevo
aprendizaje dure de una a tres semanas.


Trastorno de comer y beber por
la noche. Con frecuencia, esto
constituye un problema en bebés y
niños pequeños. El darle de comer
por la noche cuando el niño tiene
unos meses de edad, o incluso darle
una comida por la noche después de
los seis o siete meses de edad entra
en esta área problemática.


Para poner fin al hábito de comer por la noche, empiece
reduciendo lentamente el número de veces que le da de
comer. En aquellos bebés que comen cada hora y media por
la noche, el padre/la madre debe esperar dos horas entre las
comidas la primera noche, y entonces esperar dos horas y
media la segunda noche. Aumente el tiempo que hay entre
las comidas hasta que deje de comer por la noche. Es
posible que el proceso dure de una a dos semanas. Si toma
el biberón, también puede intentar darle una onza menos
cada noche con cada comida.



Problema Solución

Problemas para establecer
límites. Un niño que rehúsa que el
padre/la madre se marche o que se
lo pone difícil negándose a irse a
dormir puede tener un problema
para establecer límites. Los niños
pueden volverse muy creativos con
sus solicitudes. Que le dé un
abrazo más, un vaso de agua, que
necesita que encienda o apague la
luz, que necesita decirle “algo
importante”, etc.

Los padres deben entender la importancia de establecer
límites durante el día o la noche. Cuando un niño mayor se
está levantando de la cama, puede colocar una barrera en la
puerta o puede dejar la puerta cerrada hasta que usted esté
seguro de que se va a quedar dentro de su cuarto. Es
preferible el uso de una barrera. Por razones de seguridad, se
pueden usar dos barreras si el niño ha aprendido a trepar por
encima de una sola barrera. Si está usando el método de la
puerta, puede decirle que estará encantado de abrir de nuevo
la puerta cuando deje de intentar salir de su cuarto. Deberá
cumplir con su aviso, aunque al principio ciérrela sólo
durante unos segundos aumentando la duración lentamente
hasta cerrar la puerta durante un máximo de tres minutos. El
propósito es el de enseñarle una nueva manera de dormirse, y
no el de asustarle. Use una voz calmada y agradable pero
firme cuando le enseñe lo que tiene que hacer.

Otras sugerencias incluyen el uso de un método de
comprobación donde el padre/la madre promete regresar al
cuarto después de varios minutos y comprobar que el niño
aún está en la cama. Esto puede repetirse varias veces hasta
que el niño se duerma mientras los padres esperan más y más
tiempo entre las comprobaciones. La sugerencia final es un
“pase para la hora de ir a la cama” con el que el niño recibe
de 1 a 3 “pases” que puede usar para cosas tales como beber
agua, un abrazo, etc. Si el niño no usa todos los pases en una
noche, se le proporciona un pequeño premio por la mañana.
El refuerzo positivo con una gráfica con calcamonías o un
pequeño premio por la mañana puede ser muy beneficioso
con cualquiera de los métodos anteriores.
Un niño que duerme bien, se quedará dormido fácilmente y rara vez se despertará a mitad de la
noche. Es más probable que esté de buen humor durante el día. Cuánto mejor duerme el niño,
más probabilidad hay de que la familia entera sea más feliz. La mayoría de los problemas para
dormir no son el resultado de una mala labor de los padres, ni significa que su hijo tenga algún
problema. Si usted ha probado estos métodos y su hijo aún tiene problemas para dormir, o si
tiene preguntas, póngase en contacto con la clínica de su hijo.

Si los problemas para dormir persisten después de hablar con el doctor de su hijo, considere una
evaluación adicional con un doctor de Pediatría especializado en el sueño. La Clínica Wisconsin
Sleep en 6001 Research Park Boulevard (www.wisconsinsleep.org) tiene especialistas en
medicina del sueño. Antes de la consulta se recomienda que obtenga una referencia (referral)
del doctor de su hijo.
Su equipo de cuidados médicos puede haberle dado esta información como parte de su atención médica. Si es así,
por favor úsela y llame si tiene alguna pregunta. Si usted no recibió esta información como parte de su atención
médica, por favor hable con su doctor. Esto no es un consejo médico. Esto no debe usarse para el diagnóstico o el
tratamiento de ninguna condición médica. Debido a que cada persona tiene necesidades médicas distintas, usted
debería hablar con su doctor u otros miembros de su equipo de cuidados médicos cuando use esta información. Si
tiene una emergencia, por favor llame al 911. Copyright © 9/2014 La Autoridad del Hospital y las Clínicas de la
Universidad de Wisconsin. Todos los derechos reservados. Producido por el Departamento de Enfermería. HF#6438









Sleep Problems in Children


A child can have a healthful sleep pattern sleeping alone, sharing a room with other siblings, or
parents, or sleeping in the same bed with someone. Any of these choices for sleeping can work.
If sleep problems are going on, you may see these signs.

• Too much time is spent “helping” the child fall asleep.
• Your child wakes up over and over again during the night.
• Your child’s behavior and mood are affected by poor sleep.
• Parents lose sleep as a result of the child’s nighttime patterns.
• Poor sleep is causing the parent-child relationship to suffer.

What can you do to correct a problem?

• Ensure that there is a constant bedtime routine which involves choices which calm and
comfort your child. Knowing a time limit for the bedtime routine will help you and your
child to stick to the routine. Giving in to extra requests for more juice or one more story
will teach a child that the bedtime can be postponed. This will likely lead to increased
fussing, anxiety, and tension.
• Avoid letting the child fall asleep with a bottle or while nursing, being held or rocked.
• Don’t let your child be exposed to programs or games on the TV or computer which
contain things that are too scary.
• Avoid caffeine.
• Create a relaxing setting at bedtime which includes time spent with a parent. Don’t
replace that time with television or videos at sleep time.





Problem Solution

Sleep-onset association
disorder. Your child closely
connects falling asleep with
something else (being nursed,
rocked or held while going to
sleep, car rides, etc.). When
the action, person, or object is
missing, the child is unable to
sleep and may awaken in the
night to have help with falling
asleep.




Teach your child to fall asleep in ways which do not require a
response from you.

For children six months to three years old
Place your drowsy child in the bed after a quiet bedtime or nap
routine. Say goodnight and leave the room, making sure to
allow a little light into the room. Only return to the room
keeping to the following schedule. Do not stay longer than
two minutes. The schedule may be modified with more or less
time spent at each time point depending on how the child is
doing.

Wait
periods
1
st
2
nd
3
rd
4
th
+
Night
1
2 min 5 min 10
min
15
min
Night
2
5 min 10
min
15
min
20
min
Night
3
10
min
15
min
20
min
25
min
Night
4
15
min
20
min
25
min
30
min

For older children (over three years old)
When you believe that it is time for your older child to learn to
fall asleep on his own, explain that you will sit in a chair near
the bed (rather than on or in the bed) until he falls asleep.
After a few nights, move the chair farther away from the bed
and closer to the door, until it is out of the room. Leave the
door open for a child who does not get out of bed but close it
for a child who does. Relearning may take one to three weeks.


Nighttime eating and
drinking disorder. This is
often a problem for infants and
young children. Nighttime
feedings while the child is a
few months old or even one
nightly feeding after age six to
seven months can fall into this
problem area.


To end the habit of nighttime feedings, start by slowly cutting
back the number of feedings. For an infant feeding every
hour-and-a-half at night, the parent should wait two hours
between feedings the first night, then two-and-a-half hours the
second night. Increase the time in between feedings until all
feedings are gone. The process may take one to two weeks. If
bottle feeding, you can also try giving one ounce less per night
at each feeding.

Problem Solution

Limit-setting problems. A
child who stalls or makes it
hard for a parent to leave,
refusing to go to bed may have
a limit-setting problem.
Children can get very creative
with their requests. One more
hug, a drink of water, needing
a light turned on or off,
needing “to tell you something
important…”, etc.

Parents should understand the importance of limit-setting
during the day or night. For an older child who is getting out
of the bed, a gate can be placed in the doorway or the door can
be closed until you are sure she is staying in her room. A gate
is preferred. For safety, two gates can be used if the child has
learned to crawl over a single gate. If using the door method,
you can tell her you will gladly open the door again when she
stops trying to leave her bedroom. You will want to follow
through with your warning, although early on, close it for just
a few seconds moving slowly to a closed door for up to three
minutes. The purpose is to teach her a new way to fall asleep,
not to scare her. Use a calm, kind but firm voice when
teaching how it will work.

Other suggestions include using a checking method where the
parent promises to come back to the room after several
minutes and check that the child is still in bed. This could be
repeated several times at bedtime until the child falls asleep
with the parent waiting longer and longer time periods
between times of checking. The final suggestion is a “bedtime
pass” in which a child is given 1 to 3 “passes” that they can
use for their requests such as a drink of water, hug, and so
forth. If the child does not use all of the passes on a given
night, then a small reward is provided in the morning.
Positive reinforcement with a sticker chart or a small reward in
the morning can be very helpful with any of the above
methods.

A child who sleeps well will fall asleep easily and wake rarely during the night. She is more
likely to be cheerful during the day. The better the child sleeps, the happier the entire family is
likely to be. Most sleep problems do not reflect poor parenting, nor do they mean that there is
something wrong with your child. If you have tried these methods, and your child still has
problems with sleep, or if you have questions, consult your child’s clinic.

If sleep problems persist even after speaking with your child’s doctor, consider further evaluation
with a pediatric sleep doctor. Wisconsin Sleep clinic at 6001 Research Park Boulevard
(www.wisconsinsleep.org) has sleep medicine specialists. A referral from your child’s doctor is
recommended before consultation.